Los 5 consejos para atreverte a vivir con más valentía

valentia

Estoy convencida de que con una correcta mentalidad, todos podemos ser más valientes.

Muchas personas me dicen que soy muy valiente por haber saltado al vacío tres veces renunciando a una vida estable y cómoda sin tener la seguridad de que conseguiría lo que me proponía. Aunque creo que no hace falta ser tan radical, te puedo asegurar que han sido las mejores decisiones de mi vida. Y por eso escribo este artículo,  para compartir formas de potenciar tu coraje para realizar los cambios que necesitas y así crear la vida que deseas.

Ser valiente es una elección que puedes tomar en cualquier momento ante cualquier situación.  Se trata de una actitud.

Empecemos con algunas preguntas que a mí personalmente siempre me han ayudado a asumir el riesgo del cambio para crear una nueva vida:

  1. ¿Cómo quieres haber vivido tu vida cuando estés en tus últimos días y mires atrás?
  2. ¿Qué es lo peor que puede pasar? Y si sucediera, ¿qué harías?
  3. ¿Qué sentido tiene conformarse con una vida/trabajo/relación, etc., si no te hace feliz?
  4. ¿En quién vas a convertirte si te arriesgas y apuestas por ti?

En mi caso, cada vez que me he hecho estas preguntas y las he respondido por escrito (te aconsejo que tú hagas lo mismo), he tenido tanta claridad sobre lo que era importante en mi vida que la valentía de salir de lo conocido ha fluido sin esfuerzo.

Ser valiente significa aceptar el desafío de adentrarte en lo desconocido a pesar de los miedos que todos tenemos.

A continuación, encontrarás 5 consejos que te ayudarán a ser más valiente para abrirte a la posibilidad de vivir la vida plena que deseas:

  1. Guíate con el corazón (lo que sientes) y no con la mente condicionada (lo que piensas). Recuerda en todo momento que la seguridad no existe. Aunque creas que tienes una vida segura y estable, en cualquier momento puede cambiar. Así que cuando sientas la llamada a lo nuevo (y esto nos sucede a todos), acéptala con ilusión y síguela en lugar de esperar que la vida te obligue a cambiar a la fuerza por alguna circunstancia adversa.
  2. Enfócate en lo que vas a ganar y olvídate del miedo a perder. El mayor obstáculo para atreverte a cambiar es el miedo a perder lo conocido, lo familiar, por ejemplo la aparente seguridad económica, un trabajo “estable”, una pareja de hace años, etc. Tu mente te autoengaña haciéndote creer que lo conocido es mejor que lo desconocido. Sin embargo, tu felicidad y éxito están en lo desconocido. En realidad, nunca se pierde nada cuando uno decide ser más valiente. Todo lo que aparentemente se pierde en la transición, regresa a tu vida con una versión mejorada (te lo digo por experiencia). Lo que sí vas a perder son los miedos, barreras mentales y creencias limitantes que de nada te sirven.
  3. Cambia la palabra “incertidumbre” por “libertad”. La única manera de ser libre de verdad (vivir sin miedos) es siendo valiente. Cuanto más ejerzas tu coraje, más satisfecho te sentirás y tu vida se expansionará de una forma inimaginable. Sentirte libre es lo más maravilloso que existe en este mundo.
  4. Libérate de la adicción a la infelicidad. Nos hemos acostumbrado a ser infelices y creemos que es normal. Nos conformamos por inercia, nos quejamos, nos justificamos, culpamos a otros, etc. Todo esto son hábitos mentales que te impiden ser valiente. Date cuenta que tienes derecho a ser feliz y que saliendo de tu zona de confort te mantendrá permanentemente maravillado por las sorpresas de la vida. Estar vivo de verdad implica aventurarte a explorar lo que no conoces.
  5. No des espacio a la duda ni esperes más. Confía en ti y en la vida que te ayuda. Busca aliados que te apoyen en el cambio. Ábrete a recibir lo desconocido con confianza. Recuerda que todo es un aprendizaje y que la vida nunca te trae una situación que no puedas afrontar. Nunca te vas a arrepentir de haber apostado por ti. Es probable que te arrepientas de no haber sido más valiente y haber arriesgado más. Empieza a hacerlo ya. No esperes que lleguen nuevas oportunidades, créalas tú.

Te aseguro que cuando experimentas la profunda alegría que produce la libertad y la ausencia de miedos, nunca más querrás una vida segura y cómoda porque sabrás lo que significa vivir realmente con intensidad.

¡Déjate sorprender por la vida! No te conformes con menos de lo que mereces. Ponte un reto ahora mismo y elige ser valiente.

Con Amor, Monica    

Comentarios

  1. Hola Mónica,tus consejos me emocionan y me hacen desear cambios enormes,en los que se verían influenciados familiares,he realizado durante los cursos de coaching contigo diferencias de comportamientos en mi vida muy positivos muy agradecidos,pero el gran cambio no esta realizado será miedo,responsabilidad,no se sí haría daño a mi familia creo que sí,espero que con este estupendo,curso intensivo pueda sumergirme en tus grandes conocimientos y decidir por una vida rutinaria con familia y un salto a lo desconocido,te agrego que tengo el problema de la ansiedad,gracias Mónica un gran abrazo y besos.

    1. Hola Antonio, muchas gracias por tu comentario. Seguro que el curso te va a ayudar mucho en esto. Un abrazo y nos vemos el 14!

  2. Hola Mónica, lo siento pero creo que lanzar esos consejos al aire sobre lo que tu piensas que es la valentía es un poco peligroso para ciertas personas que se lo pueden tomar al pie de la letra. Parece que la valentía solo consistiera en dejar tu trabajo estable y aburrido y a tu pareja de años de la que ya te has cansado para buscar aventura en una libertad mal entendida. Infantil. Los poderes fácticos que rigen nuestros destinos estarán encantados de tu defensa de la «inestabilidad», les encantaría que nos conformáramos sin un trabajo estable y sin una vida estable. La valentía consiste en hacer frente a las situaciones que la vida te plantea cuando te las plantea, no en provocarlas. Cierto que la seguridad no está garantizada y en cualquier momento la vida te pone en un brete, pero una cosa es eso y otra hacer propaganda de la inseguridad.
    Hay que tener cuidado de no influir en los demás hacia una determinada tendencia.
    El sentir íntimo de cada persona es diferente, unos necesitamos el cambio y otros buscan la estabilidad, una cosa no es mejor que la otra, depende de cual nos hace sentir mejor para andar por la vida. Uno no puede ser valiente si primero no es auténtico.

    1. Hola Julia, muchas gracias por tus comentarios. Siento mucho que no hayas comprendido mis palabras. En ningún momento yo he dicho que «la valentía solo consistiera en dejar tu trabajo estable y aburrido y a tu pareja de años de la que ya te has cansado para buscar aventura en una libertad mal entendida. Infantil». Creo que esto ha sido sólo tu interpretación. Además al comienzo del artículo ya he mencionado que no hace falta ser tan radical (como he podido ser yo en mi vida). Yo simplemente comparto una experiencia por si puede ayudar a alguien. Por supuesto, nadie tiene la verdad absoluta ya que todo es relativo y tampoco se puede generalizar porque depende de cada caso. Yo tampoco he hablado de «inestabilidad» sino de incertidumbre, lo cual es muy distinto. Y tampoco he mencionado el provocar nada sino el no resistirse. Te agradecería que no cambiaras mis palabras ni dieras por hecho el significado de las mismas. Me considero una persona muy profesional y los que me conocen saben que sé de lo que hablo. De todas maneras, te agradezco mucho que hayas leído mi artículo y compartido tu opinión. Un abrazo, Monica

      1. No sé si leerás esta respuesta Julia.

        Mònica, como coach, y yo, como cliente, hemos trabajado conjuntamente. Te puedo asegurar que ella es una gran profesional y que siempre se conduce desde el respeto y la prudencia.
        En mi caso hubo un momento en que tuve dudas de dar un paso y sus palabras fueron : «Si tienes dudas, no es el momento».

        Los cambios cuando surgen de una necesidad auténtica, desde el centro de nuestro ser, no se pueden negar. Esa necesidad oprime y no deja ser feliz. Mònica lo que hace es dar herramientas para atender esa necesidad de cambio desde la confianza y la libertad de cada cual. Ayuda a quien en su fuero interno tiene más que claro que necesita un cambio. Insisto, AYUDA, TIENDE SU MANO, no empuja a nadie y repito lo hace desde el más absoluto RESPETO.
        Ahora no tengo nada que ver con Mònica, mi proceso de coaching terminó, pero siento por ella un gran respeto, un gran cariño y una gran gratitud.

  3. Resumo en tres simples palabras, tu artículo y tus comentarios, gracias, gracias, gracias.
    Es un placer decirte que has canviando mi vida y eres todo un referente para mi, y eso lo has conseguido porque lo que dices y haces es desde el corazón, esa es la razón por la qual conectas como conectas con la gente. Siempre hablas y comentas desde el respetó y eso ha día de hoy es admirable. Gracias por ser como eres.
    Con Amor desde Mataro.
    Víctor Ruiz.

  4. La vida no es más que lo que hacemos con ella, no sólo es aquello que somos, ni de donde venimos, es más bien un continuo aprendizaje para encontrar palabras y expresiones adecuadas para comunicarnos, para poder explicar nuestras experiencias y dar un sentido a nuestras existencias. Lo único que hace que la vida valga la pena, es vivir lo máximo de nuestras posibilidades, expresarnos además de con palabras con hechos, con creatividad e inventiva como en el arte, la música, el trabajo y el ocio, hacerlo el mayor tiempo posible y lo mejor posible…
    Para ello, es preciso tener valor para vivir, salir del ostracismo y la desidia, para oponerse a la vanidad que nos subyuga, con la voluntad de no aceptar nunca el reposo improductivo, más que el descanso necesario para reponer fuerzas y continuar, hasta que no se haya descubierto y enmendado los errores para llegar a la verdad. El gran problema radica en que la gente no es capaz de expresar lo que siente, y de ahí vienen gran parte de sus problemas. No existe nada peor que vernos impotentes e inútiles sin poder decir ni hacer nada ante la malaventura y la fatalidad, y quedarnos sin palabras y sin actos a la hora de explicar un sentimiento, de describir un dolor o una emoción, y encontrarnos inermes y vacíos ante la simplificación rampante de nuestra existencia insignificante y vacua.
    ARTURO KORTAZAR AZPILIKUETA MARTIKORENA ©

  5. Buenos dias Monica, un bendecido dia para ti, es bendecido porque tenemos el privilegio de hacer parte de él, gracias por todas aquellas palabras que actuan en cada uno de nosotros de manera sabia, permitiendonos el raciocinio que todos en algun momento de nuestras vidas necesitamos hacer para continuar con nuestro crecimiento como seres humanos. Gracias por tu profesionalismo, por entregar todo lo que sabes y sobre todo por compartir con los demas tus experiencias que resultan enriquecedoras.
    Un super abrazo

  6. Hola Mónica acabo de leer lo que compartiste y me resulta un poco difícil renunciar a ciertas cosas aunque ya no las tenga,me refiero a mi ex esposa ,trabajo es difícil salir de esto pero no imposible eso lo sé,pero como puedo renunciar a lo que tanto amo,cómo puedo no sentir el miedo de perder se que la mente en esto juega mucho por los recuerdos pero es difícil poder decir adiós a todo lo que amas

Escribe un comentario

  He leído y acepto la política de privacidad


Te informo que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Mònica Fusté  como responsable de esta web.
Finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales: gestionar los comentarios que realizas en este blog.
Legitimación: Consentimiento del interesado.
Destinatarios: Como usuario e interesado te informo que los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa SL., CIF/NIF: B65739856-Almagro 11 6º 7ª 28010 Madrid. Trata los datos con la finalidad de realizar sus servicios de hosting a Mònica Fusté.
Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en contacto@monicafuste.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.
Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en mi página web: www.monicafuste.com así como consultar mi política de privacidad.